Organización de Abogados

Gente de Derecho

Reclaman la vacunación de los integrantes del Poder Judicial poteño



El Pedido lo formuló la consejera Anabella Hers Cabral de Gente de Derecho.

La Consejera de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires Anabella Hers Cabral, en consonancia con lo solicitado por la Junta de Cortes, la UEJN, el Presidente de "GENTE DE DERECHO" Jorge Rizzo, la Lista Celeste de la Asociación de Magistrados y muchos más, realizó formal presentación ante el Consejo Porteño para que se hagan las gestiones necesarias ante la Jefatura de Gobierno para la vacunación preferencial de los integrantes del Poder Judicial local atenta la insuficiencia del sistema digital para cubrir el ciento por ciento de las necesidades jurisdiccionales.


Hers Cabral, ex diputada nacional e integrante de la Organización de Abogados "GENTE DE DERECHO" que conduce el Colegio Público de Abogados de Capital Federal desde 2006 lo hizo mediante nota formal presentada de manera digital ante ese Consejo.


Nota presentada:

 

                                                                                                                 MEMO

 

Buenos Aires, 26 de enero de 2021.

 

 Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de Consejera, a los efectos de poner en su conocimiento una propuesta que coadyuvará al mejor funcionamiento de nuestro Poder Judicial, la cual solicito sea tratada en forma urgente en el próximo Plenario .

En primer término he de destacar que nuestro Consejo ha sido uno de los pioneros en materia de trabajo a distancia y de testeo de su personal, aunado a ello el compromiso y esfuerzo de la Comisión COVID que ha trabajado muy eficientemente, tanto en la confección de protocolos como en la gestión de la pandemia que, aún hoy, sigue siendo una amenaza mundial que debemos tratar con suma prudencia.

En tal sentido, y a pesar de los esfuerzos mancomunados de todos los que componemos el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, debemos admitir que el funcionamiento de este servicio esencial, se ha visto ralentizado y reducido conforme los diversos obstáculos que se fueron presentando a lo largo de los meses. El Poder Judicial en su conjunto, no ha dado muestras de agilización sino que, por el contrario, se ha vuelto más lento lo que perjudica a los justiciables en forma ostensible.

Esta realidad, que reitero no es sino el producto de una catástrofe mundial a la que hemos respondido muy bien, debe ser ahora enfrentada con herramientas nuevas que se encuentran al alcance de la población en general. Es imprescindible seguir en el avance de la implementación de herramientas tecnológicas y no abandonar ninguna de las ya implementadas, por caso audiencias virtuales y uso de mesas de entradas virtuales sólo por mencionar algunas. Pero eso no basta.

La ciencia, la gran protagonista de esta pandemia, ha puesto a disposición vacunas que protegerían contra el COVID-19; vacunas que ya están siendo aplicadas en el personal de salud y en breve lo serán a personas de riesgo y docentes, según lo dicho por las autoridades sanitarias.

Es momento que el Poder Judicial haga lo propio en cumplimiento no solo de políticas sanitarias sino para poner al Poder Judicial en pleno y óptimo funcionamiento. Siendo uno de los tres poderes constituidos del Estado de la Ciudad y sobre los cuales se asienta el Estado de Derecho,  no puede sino concluirse que es determinante que se establezca la preferencia en la vacunación para todo su personal.

El Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires es garante de un funcionamiento pleno y eficaz del Poder Judicial local; es responsable de llevar adelante todas las políticas de mejoramiento del servicio de Justicia y artífice de su organización. Por tanto, deberá solicitar al Poder Ejecutivo local que declare a los magistrados y demás trabajadores de la Justicia local -quienes ya son considerados esenciales en orden al Decreto N° 297/20- como “trabajadores preferenciales” a los efectos de la vacunación de modo tal de recibir cuanto antes la inmunización y poder prestar funciones en modo presencial, minimizando los riesgos en la salud de todos los trabajadores y justiciables.

Es evidente que la administración de Justicia es un pilar fundamental que no puede seguir trabajando en emergencia sino dando adecuada respuesta a los eventos que a diario requieren de su intervención, conservando la salud de sus miembros. Los justiciables merecen un Poder Judicial presente y preparado para cualquier contingencia. Así como la primera línea de batalla la está dando el personal de la salud, el personal judicial deberá ser también aquel que proteja la vulnerabilidad de todos los justiciables que acuden a él. Es momento de maximizar esfuerzos por el bien común.

Es por ello que es imprescindible que, así como esta Institución fue señera en testear a sus miembros lo sea también en la vacunación, proponiendo al Consejo que preside la solicitud al Poder Ejecutivo local de declarar la preferencia para recibir las vacunas para todos los trabajadores del Poder Judicial, para luego proceder a la adquisición de la cantidad de dosis necesarias para ser aplicadas a todo el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires y poder ponerlo así en definitivo y pleno funcionamiento.

Oportunamente, la compra de vacunas deberá ser canalizada por ante las autoridades sanitarias pertinentes y la partida presupuestaria necesaria requerida a la Administración de este Consejo, previo tratamiento del tema ante el Plenario de Consejeros que Ud. dignamente preside.

Conforme lo expuesto, propongo asimismo que cada edificio perteneciente a este Poder Judicial sea sede de vacunación del personal que allí labore y pueda efectuarse la campaña en forma breve y eficaz, comunicándola a través de todos los medios al alcance de este Consejo.

Por último, y en consideración que el Sr. Presidente compartirá los argumentos esgrimidos, solicito que la presente propuesta sea tratada en el próximo Plenario de Consejeros en forma urgente y de inmediato se inicien las imprescindibles a tales fines con el Señor Jefe del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin más, saludo a Ud. con distinguida consideración.